Ir al contenido principal

Microficciones| El otro lado del espejo



La siguiente historia breve, la escribí para una actividad del grupo I tried to write that, y no me mató pero me llevó a un lugar que no suelo explorar en mis ficciones mas largas, por eso me gustan las microficciones, por su brevedad y la posibilidad de trabajar con el lenguaje. La moderadora, Naty me ofreció esta fotografía como inspiración y punto de partida para el relato. Los invito a que lo lean. (Y dejen sus comentarios si pueden y quieren.)


Selene había despertado esa mañana y hasta hace escasos momentos hubiera jurado que iba a ser tan sólo un día más, hasta que como todas las mañanas comenzó a maquillarse en el gran espejo de su cuarto.

 ¿Qué se podía decir de ese espejo? Era un espejo con pretensiones de antigüedad, había estado en el ático hasta que fue encontrado por la joven mientras evaluaba que podría usarse en la decoración de su habitación individual y que definitivamente era basura. El espejo había sido repintado de verde con una pátina plateada y ahora era el centro de la decoración en la pared que quedaba libre. Un espejo de cuerpo entero que se había vuelto tan necesario como el día. Selene lo usaba para mirar sus atuendos, maquillarse y por qué no tomarse unos momentos para odiar su huesuda complexión.

 Era esa una mañana normal, hasta que dejó de serlo. Algunos espejos, como este, eran mucho más que meras superficies reflectantes, mucho más que un simple vidrio con pintura de plata. Algunos de los espejos, en ocasiones servían como portales a otros mundos, la literatura estaba llena de relatos así que las personas ordinarias consideraban una ficción, pero toda ficción oculta algo de verdad.

Esa mañana el espejo decidió provocar a Selene y mientras se pintaba cuidadosamente las pestañas con máscara, el reflejo divertido decidió parpadear por su cuenta. Tres veces seguidas.

 Selene dio un respingo asustada ¿había visto lo que creía? Ella sabía que no había parpadeado ni una sola vez. “¿Qué demonios?” Pensó la joven y se quedó contemplando su reflejo rebelde quien ahora reía ladinamente. Selene se llevó una mano a la cara y por supuesto el reflejo no respondió, entonces fue cuando la joven cometió un error abismal: llevar su mano hacia el espejo. Todo el mundo que cree en los portales sabe que no debe tocarlos cuando están abiertos, pero Selene no lo sabía.

En ese instante un frío sobrenatural recorrió su palma y se extendió a todos sus miembros al tiempo que sentía que el mundo se despegaba y se duplicaba como en un caleidoscopio demencial. Cerró los ojos con fuerza y cuando la sensación pasó con unas náuseas terribles se dio cuenta de que su cuarto estaba allí pero todo estaba al revés. El reflejo la miraba con una sonrisa macabra. Y así como si nada abandonó la habitación.

Selene hizo lo mismo pero al abrir la puerta de su cuarto solo vió una especie de cueva con un precipicio pronunciado y la luz que asomaba del otro lado de un puente colgante que parecía de cien metros. ¿Qué misterios le aguardaban del otro lado del sinuoso puente? ¿Qué demonios había pasado con el mundo? ¿Por qué su reflejo la había reemplazado del otro lado? ¿Cómo volvería a su mundo? De pronto pensó en Alicia y lo que encontró al otro lado del espejo... por supuesto que no lo había leído cuando se lo mandaron en la escuela... ¿Cómo hacía Alicia para volver a su realidad?

 La joven solo tenía una certeza: su viaje recién comenzaba y ese mundo misterioso ahora era su única esperanza de salvación. Tenía que volver al otro lado del espejo y evitar que ese otro yo duplicado anduviese libre en su mundo.

 Cruzó el puente presa del pánico. Un peso menos salió de la cueva y a sus espaldas la habitación se esfumó. La cueva estaba vacía y olía a musgo y humedad. Al salir de la entrada se encontró con dos jóvenes que tenían grandes mochilas a sus espaldas y se asustaron al verla aparecer de la nada

. —Disculpen sé qué va a sonar raro pero ¿cómo se llama este lugar?. Los jóvenes parecían no entender su pregunta, la miraron extrañados.

—Son las cuevas de Las caux.— La joven jamás había oído ese nombre en su vida.

 —Si pero ¿En dónde me encuentro? El muchacho más alto saco una especie de aparato con una pantalla en el que se veían imágenes de un mapa. Selene lo miró boquiabierta.

—¿Que pasa, nunca viste un celular? Muy gracioso, apuesto a que ni estas perdida y solo estás jodiendo con nosotros.— Pensó en responder que venía del otro lado del espejo cuando el muchacho le extendió el misterioso aparato que manipulaba con sus dedos. Amplió el mapa y le mostró:

 —Las caux, Francia. 2 de junio de 2016. — Y la joven leyó sobre el mapa algo que se llamaba Google Earth. Así que supuso ese sería el nombre de aquel mundo: Google Earth . El mundo de ella tenía un nombre mejor se llamaba Spiegeland. ¿Podría regresar a él?


Comentarios

  1. Selene era una joven que no estaba de acuerdo con su vida, no se sentía plena...le faltaba algo y fue ese algo lo que la llevó a buscar una nueva vida. Pudo romper con su abulia en un paraje desconocido. Un beso grande tu madre, te felicito y te quiero.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Microficciones| Mariel en el espejo

La siguiente microficción la escribí para un grupo de Facebook hermoso que se llama "I tried to write that". Me lo inspiró una imagen de Pinterest y la portada la armó Naty, moderadora del grupo a la que agradezco mucho, sobre todo por brindar un espacio tan genial para la creación.


Mariel en el espejo:
La vida de Mariel siempre había sido complicada. Pero esto estaba mas allá de la locura. Su reflejo en el espejo le devolvía la mirada con intensidad. La joven se preguntaba ¿Quien era esa que le devolvía la mirada? Aquella no era Mariel y al mismo tiempo lo era. Sonreía mas confiadamente, sus labios eran rojos como la sangre y sus ojos marrones brillaban con la intensidad de una gema oscura. Esa Mariel ahora era ella. La bruja había hecho un gran trabajo ocultando su verdadera persona. La ilusión estaba completa.

 Con su traje dorado como el oro y su belleza fatal llevaría a cabo su misión. Solo tenía una noche. El lujurioso rey Absynthe se fijaría en ella, o en su reflej…

Iniciativa: "Seamos seguidores"

¡Hola! Se que no tuve toda la actividad que estaban esperando de mi parte pero es que ¡Estuve escribiendo mucho! se me juntaron las dos revistas en las que participo y el seis fue mi cumple pero eso ya lo contaré en bitácora, aquí estoy para contarles que he decidido sumarme a la iniciativa Seamos Seguidores.

¿En que consta? Bueno básicamente es un quid pro quo y nos seguimos mutuamente los blogs. Pero es mas que eso conmigo se ganan una lectora fiel que comenta en las entradas y a cambio espera un poco de solidaridad blogger :)

1- Sigan el blog
2-Dejen comentario en la entrada.
3-Yo los seguiré y responderé en la entrada de ustedes para que sepan que los sigo.

¡Ya está! es bastante simple.

¡Nos leemos y besos!

Proyecto Novela| 20 ideas para condimentar tu novela romántica.

Esta es la primera entrada del año y como lo prometí:
¡Feliz año nuevo!
Año nuevo- Novela nueva.
¿Estás listo para la nueva serie de entradas que intentarán inspirarte a escribir? Yo apunto a una NOVELA, pero los instigo a escribir lo que venga (cuentos-relatos- ensayos) ¡Es muy bueno también! Este es nuestro primer post (del año y de la sección) y decidí dedicárselo a un género en el que parece y solemos pensar que todo está dicho. Quizás no sea el mejor post del mundo, pero estas ideas las escribí de un tirón con el concepto de que puedas adaptarlas y usarlas como disparadores. Son muy ambiguas, por eso pese a que son de mi autoría creo que cualquiera puede adaptarlas y hacer una maravilla si esta en uno como dice Neil Gaiman "Hacer buen arte".
Ok dicho eso termino con esta presentación y finalmente les traigo el primer volumen con:


Los dos tienen personalidades fuertes y orgullosas no reconocen su amor hasta los finales del libro, luego de pasar por una serie de amantes oca…