miércoles, 7 de diciembre de 2016

El Anillo de Giges: las redes sociales hoy.


Cuando escuché este mito al que se refiere Platón en la República, no pude sino pensar en El Señor de los Anillos. Cuenta la historia de un hombre llamado Giges que encuentra un anillo que al girarlo lo vuelve invisible. Con la ayuda del anillo seduce a la reina, mata al rey y en teoría es una alegoría teórica a que todas las personas por naturaleza son injustas. Sólo son justas por miedo al castigo de la ley o por obtener algún beneficio por ese buen comportamiento. Si fuéramos "invisibles" a la ley como Giges con el anillo, seríamos injustos por nuestra naturaleza.

La semana pasada hubo un revuelo muy grande en mi país (Argentina) y en las redes de esta parte del mundo, porque una comediante (La cope) hizo una caricatura en la que decía algo acerca de “tomar birra en la vereda”, la cuestión es que el aluvión de respuestas negativas fue impresionante.  Quizás si solo se hubieran quedado en manifestar una opinión contraria no estaría hablando de ello. Lo cierto es que no se puede creer el nivel de violencia de las respuestas. Eran como si con cada nueva respuesta negativa buscaban redoblar la apuesta por el premio a lo más extremo. ¡Por favor! Gente muriendo por bombardeos en Siria y todos en Argentina se matan en las redes con memes sobre birra e insultos varios.

El anillo de Giges  es la respuesta a ese comportamiento: las redes e internet nos vuelve (en apariencias) invisible a las costumbres y hábitos de la vida cotidiana en donde respuestas así serían castigadas. En internet la libertad, es también -ya que estamos con las leyendas- como la espada de Damocles. Podes comunicar lo que sea, pero tampoco no podes refrenar la oleada de respuestas que esa acción ocasionará.

El cyberbulling existe y es un problema. El problema radica cuando toda esa ola de respuestas negativas y violentas repercute en nuestra vida real. ¿A dónde está el límite entre nuestro yo virtual y nuestro yo real?  Esa respuesta se encuentra en nuestra individualidad que nos vuelve más o menos vulnerables frente a tanta violencia que se ejerce contra uno. Cada uno reacciona distinto frente a las amenazas. Por instinto corremos, huimos de ellas o nos enfrentamos a la misma.
Las tecnologías modernas que nos tienen a un toque de distancia nos han vuelto más temerarios y osados en cuestiones que no tienen paralelo ni concordancia con nuestra persona en el mundo real. Ahora somos los héroes o villanos encapotados del mundo virtual…y todo es tan fácil, simple y accesible. Pareciera como si nuestro yo virtual estuviera cobrando vida real, la delgada pared que los separa se esta volviendo invisible y por eso una respuesta con violencia desmedida nos asusta, y repercute en nuestro comportamiento diario.

No es solo una cuestión de violencia de género. No tenemos la bola de cristal para saber si la frase de La cope la decía un humorista hombre, se generaba tanto revuelo. El problema es la naturalización de esa violencia más allá de cualquier género. La naturalización de ese comportamiento violento, de dejar mensajes acosadores y hostigar a una persona a la que ni siquiera se conoce en realidad es algo terrible, pero de nuevo podemos refugiarnos en la respuesta más cínica de todas y decir : la humanidad es terrible.  Bajo ese manto de impunidad e invisibilidad todos somos terribles. ¿Esos comportamientos deben ser castigados con el peso de la ley? ¿Debemos perder la libertad que internet nos permite reglamentando hasta el más mínimo detalle? La respuesta a eso, lamentablemente no la encontrarán en este breve artículo. Solamente hallarán una expresión de deseo personal: trata a tus semejantes como quieras ser tratado vos mismo. Simplemente eso: un deseo fácil y alcanzable si logramos quitarnos el poder del anillo de Giges…

2 comentarios:

  1. ¡Hola Jimena! Me quedé pensando con este post. Es increíble la cantidad de mensajes extremos (que ya no tienen nada que ver con la tira de La Cope sobre la birrita en la vereda) y violentos que le dejaron. Me perturba la violencia con la que se dirigen muchos, y me asusta más no saber si son mensajes bromeando o sólo "por diversión" o si lo dicen en serio. "Ojalá te violen" decía uno de los mensajes. Perturba mucho.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Hola maca1 la verdad que es increible la sobre dimensión de las respuestas, pienso que tampoco son "bromas" o "jodas" para hacer pero la verdad que no se puede creer que la gente salte tanto por una naderia. Besos!1

    ResponderEliminar